Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2013

Centinela de vírgenes.

Imagen
Como en tantas otras noches, la monja se entretiene sosteniendo los sueños de las niñas vírgenes. Cavila en los pasillos, tropieza con sus cordones, roza alguna cabeza con la mano izquierda. La derecha no lo sabe. Y si acaso escucha el suspiro del amor, sus pechos vierten leche mágica con la amargura del llanto estéril de las yermas.

La monja es joven. Hace las noches entre vigas de madera y es centinela de todas sus niñas. Ésta está sucia, y aquella peinó mal sus trenzas. Niñas malas. Niñas sucias. No saben que no deben. No saben que deberían. Y sobre sus párpados velan las cenizas de la madrugada.
Maldita lujuria. La monja trastea entre las niñas, tratando de escuchar el borboteo de sus fuentes, y  espera con ansia la saliva de las dormidas. Convierte en brujería todo lo que toca. Y su nariz recta se transfigura en verruga. Las muchachas se encogen en las hileras de la pesadilla. Monja mala. Monja bruja. Y los chasquidos de las puertas envenenan las estancias, los sueños y hasta e…